La importancia de la comunicación escrita en las empresas

La comunicación escrita en el ámbito empresarial es tan importante ya que representa uno de los medios más usados y útiles para el funcionamiento de las organizaciones, he aquí la importancia de considerar esta habilidad en el reclutamiento y selección del personal, además de ser una herramienta muy utilizada, tiene ciertas ventajas por encima de la comunicación oral, como la posibilidad de consultarla en cualquier momento y las veces que sean necesarias, siendo esto una forma de comprobar acuerdos y hacerlos válidos. Sin embargo, es necesario que este tipo de comunicación sea usado de forma correcta, el principal requisito es que el emisor cuente con los conocimientos básicos de ortografía y redacción, con el objetivo de que el mensaje tenga un orden lógico y coherente. A continuación, profundizaremos más sobre el tema.

La habilidad para comunicarse por escrito en forma clara y eficaz es una competencia necesaria en la mayoría de los niveles y funciones de una organización. Un escrito eficaz puede contribuir a optimizar el proceso de toma de decisiones o a mejorar la comprensión sobre, por ejemplo, el estado que guardan ciertos asuntos, los requerimientos entre sectores, el desempeño de un área durante la aplicación de un programa, o para la consecución de objetivos claros de cara al exterior de la empresa. 

Una buena comunicación es esencial para la eficacia de cualquier grupo u organización, en cambio la mala comunicación es probablemente  la causa más citada de conflictos entre personas. Cualquier idea, por buena que sea, es estéril hasta que se transmite y los demás la comprenden. La comunicación perfecta, se daría cuando un concepto  o idea se transmitiera  en forma tal que la imagen mental del receptor  fuese exactamente la misma que concibió el emisor.

La comunicación escrita en la empresa no sólo abarca la relación empresa-cliente, también la relación empresa-trabajadores, que es realizada a través de comunicaciones escritas.

Ante todo, tenemos que escribir para comunicarnos. Cuando escribimos pretendemos decir algo a alguien. Para que nos entiendan tenemos que escoger nuestras palabras con cuidado para que el receptor las entienda con rapidez y facilidad.

Las normas generales a tener en cuenta en la redacción de los textos escritos son, entre otras:

  • Utilizar palabras expresivas.
  • De gran capacidad semántica: conocidas, capaces de ser comprendidas fácilmente.
  • Adecuadas al receptor que debe leerlas (atendiendo a la capacidad cultural de decodificación).
  • De uso frecuente.
  • Procurar no repetir las mismas palabras.
  • Utilizar frases corta: ya que tienen mayor probabilidad de ser comprendidas que las frases largas. Hacen la lectura más clara y rápida.
  • Respetar el orden normal de la frase: Este es el de sujeto, verbo y complemento (cuando las frases se desvían de este orden resultan más difíciles de asimilar con rapidez).
  • Evitar los detalles excesivos: No incluir demasiadas ideas o detalles en una sola oración. Aunque se trate de ideas muy ligadas entre sí, no deben incluirse en una sola frase, si con ello puede confundirse al receptor.
  • Construir oraciones que tengan unidad. Una oración no debería contener más de una idea principal. Una oración no tendrá unidad si incluye ideas que no están relacionadas entre sí.
  • Utilizar oraciones positivas. Una oración positiva es la que destaca lo agradable en lugar de lo desagradable, lo favorable sobre lo desfavorable.
  • Escribir para decir alguna cosa y no para causar una mera impresión.
  • Utilizar el estilo hablado.
  • Preferir lo simple a lo complejo: se pueden decir las mismas cosas con frases simples y palabras de uso común.

Las ventajas de la comunicación escrita en la empresa son:

  • Le otorga mayor credibilidad a la empresa
  • Mejora nuestra imagen y nuestra capacidad de liderazgo
  • Incide directamente en la mejora de los resultados
  • Facilita el trabajo en equipo
  • Ayuda a incrementar nuestra capacidad de gestión y nuestras dotes de persuasión
  • Te permite enviar mensajes claros y concisos a tus clientes.
  • Evita confusiones sobre tus servicios o las promociones que ofreces.
  • Impide malos entendidos cuando se trata de instrucciones.

En cambio, los inconvenientes son:

  • Es más costosa y hay que dedicarle más tiempo.
  • No hay retroinformación o ésta tarde en llegar.
  • Hay individuos a los que no les gusta leer.
  • Nunca se puede estar seguro de que el mensaje se ha leído.
  • Carece de la parte afectiva que toda comunicación necesita.

Dado que cada situación requiere escritos distintos, es importante dominar la redacción de todo tipo de textos:

  1. Actas
  2. Cartas
  3. Correos electrónicos
  4. Informes
  5. Manuales de estilo
  6. Manuales de Identidad Corporativa
  7. Manuales de Instrucciones
  8. Manuales de Procedimientos
  9. Notas de prensa
  10. Memorias
  11. Folletos
  12. Presentaciones
  13. Páginas web

Estos son herramienta fundamental de comunicación para las empresas y su calidad es vital para lograr los objetivos.

La clasificación de la comunicación escrita puede ser:

  • Interna-Externa
  • Ascendente-Horizontal-Descendente
  • Individual-Colectiva
  • Vigente o histórica en función del tiempo que se pueda utilizar
  • Carta, tarjeta postal, fax, telegrama, etc. Según su presentación y tamaño.
  • Normales o Especiales.
  • Manual o Mecanografiada

Y, en definitiva y como resumen, los escritos profesionales cobran cada vez más protagonismo en la empresa y su calidad es vital por varios motivos, entre otros:

  • Influyen en el buen funcionamiento empresarial.
  • Proporcionan una imagen de la empresa.
  • Tienen carácter permanente, a diferencia de la comunicación oral.

FUENTES:

https://bit.ly/3mvnkXM

https://bit.ly/3GxAVWN

https://bit.ly/3CLGSgB

https://bit.ly/3GGMLh6

https://bit.ly/3vZERL3

https://bit.ly/3buyYMg

Medidas de protección para los soldadores

A continuación les voy a explicar las distintas medidas de protección que existen para la profesión de soldador así como las señalizaciones de seguridad que debe haber en su puesto de trabajo

Soldar es la acción de unir, por diferentes operaciones, dos piezas de igual o distinta naturaleza mediante la transformación de la superficie de contacto al estado líquido, utilizando calor o presión.

Los riesgos más comunes de los trabajos de soldadura son de seguridad y riesgos higiénicos. Los primeros son típicos de cualquier actividad: caídas al mismo y distinto nivel, atrapamientos, golpes, cortes…

Los riesgos higiénicos son los más característicos de la soldadura.

Existen múltiples técnicas de soldadura, lo cual, unido a la gran cantidad de metales existentes y a las sustancias que, unas veces como protectores y otras como aislantes o aglutinantes, se utilizan con ellos hace que se complique extraordinariamente la evaluación de los riesgos higiénicos inherentes a este proceso industrial. Para realizar el estudio higiénico en puestos de soldadura debemos tener en cuenta:

  •  El material base que, en ocasiones, va recubierto con sustancias protectoras contra la corrosión.
  •  El metal de aportación con sus correspondientes sustancias de soldadura (gases, escorias, fundentes, desoxidantes, etc.).

Al aplicar el foco calorífico sobre el material base se originan los óxidos correspondientes, que pasan al ambiente en forma de humos. Siendo estos humos el principal riesgo higiénico al que está expuesto los trabajadores de soldadura.

 Tipos de soldadura

Existen dos grandes grupos donde podemos clasificar todo tipo de soldadura metálica:

  • Soldadura con aportación de metal. En la que podemos destacar las soldaduras blandas y duras. Estas últimas a su vez pueden ser con soplete y con arco.
  • Soldadura sin aportación de metal. Donde se encuentran la soldadura eléctrica por puntos, por inducción, por frotamiento, rayo láser, etc.

Podemos clasificar dos grandes grupos de protección de soldadura:

  1. Protección individual: protección del soldador, prendas y protección de ojos incluye los EPIS para soldadura.
  2. Protección colectiva: protección del entorno, que abarca, extracción de humos, pantallas de puestos de soldadura, señalización, protección contra incendios.

Equipos de protección individual para soldadura eléctrica

El equipo de protección individual para este tipo de soldadura consistirá en:

  • Protección de ojos y caras:

Se emplearán EPIs, que podrán ser los siguientes tipos:

 Gafa de soldador universal.

  •  La gafa integral, que consiste en una gafa con protección lateral, de un solo cuerpo.
  •  Y la gafa de cazoleta, que es una gafa con protección lateral y montura de un solo cuerpo para cada ojo.
  • Pantalla de soldador, que a su vez puede ser de mano, de cabeza o acoplable a otros EPIs, como por ejemplo el casco.

En todos ellos los cristales están formados generalmente por tres partes:

  •  Cubrefiltros: tiene como misión proteger el filtro, parte más cara del equipo, de la posible rotura.
  • Filtro: como su nombre indica protege de la radiación.
  • Antecristal: tiene como objeto proteger al usuario ante la posible rotura del filtro.

 La elección del filtro viene condicionada por una serie de parámetros que varían en función de que se emplee soladura eléctrica o soldadura oxiacetilénica.

  • Guantes de cuero de manga larga con las costuras en su interior;

Mandil de cuero;

 Polainas;

Calzado de seguridad tipo bota, preferiblemente aislante;

Casco y/o cinturón de seguridad, cuando el trabajo así lo requiera.

Protección del tronco: Se utilizarán ropa que cubra todo el cuerpo sin dejar zonas de la piel expuestas a las radiaciones.

 La ropa de trabajo será de pura lana o algodón ignífugo. Las mangas serán largas con los puños ceñidos a la muñeca; además llevará un collarín que proteja el cuello. Es conveniente que no lleven bolsillos y en caso contrario deben poderse cerrar herméticamente. Los pantalones no deben tener dobladillo, pues pueden retener las chispas producidas pudiendo introducirse en el interior del calzado de seguridad.

 Equipos de protección individual para soldadura oxiacetilénica

El equipo obligatorio de protección individual se compone de:

Polainas de cuero.

Calzado de seguridad.

Yelmo de soldador (casco y careta de protección).

Pantalla de protección de sustentación manual.

Guantes de cuero de manga larga.

Manguitos de cuero.

Mandil de cuero.

Casco de seguridad y/o cinturón de seguridad, cuando sea necesario y la actividad realizada así lo exija. La ropa de trabajo no debe estar manchada de grasa, disolventes o cualquier otra sustancia inflamable.

Una vez visto los equipos de protección, debo recordar que en el campo de la prevención prima siempre la prevención colectiva sobre la individual, este es uno de los principios preventivos fundamentales recogidos por la Ley de prevención. Además, es importante que cada trabajador se haga responsable del cuidado y uso correcto de todos sus equipos de protección, la vida de ellos y su funcionalidad dependen en gran manera del buen uso y conservación.

Protección colectiva:


Comprende más la prevención de riesgos de incendios o explosión, en este grupo podemos mencionar como elementos claves:

  • Extractores de Humo, que ayudan a reducir tanto el humo como el polvo en el lugar de trabajo.
  • Pantallas de puestos de soldadura, mejoran considerablemente el ambiente de trabajo, creando espacios protegidos de la radiación, arcos voltaicos de soldadura y salpicadura.
  • Protección contra incendios, donde se incluyen los extintores de incendios, las mantas ignífugas apagafuego y también las mantas de protección soldadura que deben ser usadas según el tipo de soldadura que se trabajará.

Además, se pueden emplear andamios o medidas de protección colectiva como redes cuando realizamos trabajos en altura para evitar todo tipo de caídas.

Así, y en la misma línea, se usan bases de soldar sólidas y apoyadas sobre superficies estables para evitar la caída de objetos en manipulación. Fijar siempre las piezas sobre las que trabajamos y mantener las botellas de gas en posición vertical sujetas con algún elemento seguro. 

También tener muy presente la organización y clasificación de todos los materiales que se emplean a la hora de realizar un trabajo de soldadura. Se debe extremar el orden y limpieza para mantener las zonas de tránsito sin obstáculos y reducir la probabilidades de accidente. 

Almacenar correctamente y señalizar objetos de grandes dimensiones con el fin de evitar choques o golpes.

Otras medidas preventivas a llevar a cabo son señalar la utilización de equipos con marcado CE, respetar las instrucciones del fabricante de las herramientas o equipos y organizar el trabajo para que las proyecciones no afecten a terceros.

Para suprimir cualquier tipo de contacto eléctrico, respetar las indicaciones de los fabricantes en todo momento y comprobar las conexiones de forma periódica. Si alguna se encuentra en mal estado, debe ser descartada de forma inmediata. 

SEÑALIZACIONES DE SEGURIDAD EN EL PUESTO DE TRABAJO

Señalizaciones, como guía visual y alerta informativa que facilita la localización e identificación de elementos y medios de protección, evacuación, emergencia o primeros auxilios.

Existen diferentes tipos de señales a considerar para el lugar de trabajo, a saber:

  1. Señalización óptica
  2. Indicadores luminosos
  3. Señalización acústica
  4. Comunicación verbal
  5. Señales gestuales

Otros ejemplos de señales son:

  • De Advertencia:
  • De Prohibición:
  • De Obligación:

Para finalizar una verdad muy cierta:

«Un concepto que debe quedar presente, cualquier protección es poca a efecto de minimizar los riegos de accidentes laborales».

Fuentes:

https://bit.ly/3BUfsVf

https://bit.ly/2Z7jrzp

https://bit.ly/3aPUvyO

https://bit.ly/3DVSWMq

#FOL #PRL #RETO1

PRESENTACIÓN

PRESENTACIÓN

A continuación voy a hacer una introducción sobre mi persona en la que daré a conocer algunos datos acerca de mí y cuáles son mis objetivos de cara al futuro

¡Hola a todos!

Me llamo Juan Jesús Sánchez, tengo 29 años y procedo de un pequeño pueblo de la comarca nororiental de la provincia de Málaga llamado Villanueva de Algaidas caracterizado por sus casas blancas típicas de los pueblos blancos de Andalucía y rodeado por un bello paisaje de olivares, en el cual crecí y me crie hasta que cumplí la mayoría de edad.

Después de terminar el bachillerato, me mudé durante 7 años a Málaga capital donde estudié el Grado en Gestión y Administración Pública (GAP) por la Universidad de Málaga debido, por una parte, a la multitud de diferentes materias de las que se componía mi carrera y las cuales pude aprender y, por otra, a que soy una persona muy involucrada en el sector público y en que se respeten y desarrollen políticas y servicios públicos de calidad en beneficio de todos/as, hasta el punto de que estuve a punto de entrar a trabajar de forma definitiva en el ayuntamiento de mi pueblo después de realizar unas prácticas allí.

Después de terminar mi carrera y, por tanto, ser un feliz egresado en el grado de GAP uno de mis posibles objetivos cuando estudiaba mi grado era opositar a funcionario de un organismo público (ya fuera a nivel estatal, autonómico y local) pero, por desgracia, durante la pasada década el número de convocatorias para opositar fueron mínimas debido a las consecuencias que arrastraba el país de la crisis del 2008 y la pésima gestión que se hizo para minimizar sus efectos.

Por este motivo decidí complementar mi formación en el ámbito público enfocándome también en el sector privado y, para ello, estudié un máster MBA en Administración y Dirección de Empresas en una escuela de negocios de Málaga.

Fruto de ello conocí como se enfoca el ámbito empresarial conociendo experiencias de primera mano por parte de profesionales del sector y, al terminar, realicé unas interesantes prácticas durante medio año como administrativo en un hotel de gran lujo de Marbella y, después de esto, comenzó mi experiencia en el mercado laboral.

Si no supiera lo que vendría después diría que no pude tener mejor comienzo ya que a los pocos meses me contrataron como administrativo en una empresa agroalimentaria la cual es sin duda una de las más importantes de su sector. Realicé satisfactoriamente mi periodo de formación y adaptación a la empresa y, a punto de finalizar este proceso ya que estaba destinado a irme a Sevilla, el anterior presidente de los EEUU aplicó una política de aranceles muy agresivas lo cual tuvo consecuencias económicas negativas para la empresa y ello hizo que mi viaje terminara prácticamente casi antes de empezar.

Después de ello y durante los 2-3 últimos años he vivido en una montaña rusa ya que he desempeñado diferentes trabajos como administrativo y derivados, en diferentes sectores como la formación, los servicios, peritación de coches, construcción o telecomunicaciones.

Todos con algo en común como es la nula estabilidad laboral y con muchas diferencias ya que las funciones que desempeñé en cada uno de esos trabajos eran tan específicas de esos puestos que prácticamente los conocimientos adquiridos no me eran útiles para postularme a otros tipos de trabajos que no fueran relacionados.

Esto y la nula formación práctica que recibí durante mi carrera la cual fundamentalmente fue muy teórica en ámbitos de aprendizaje (aunque es algo que viene arrastrando la universidad con muchas carreras desde hace años) me hizo decidir que quería volver a formarme pero, esta vez, para adquirir esos conocimientos y formación práctica que siento que necesito y que nunca se me dio. De ahí un dicho que digo: «Si la formación no viene a mí, yo voy a ella».

Sentí que era el momento adecuado para hacerlo ya que, a pesar de todo lo anterior, también saqué experiencias que fueron útiles y que me sirvieron para conocer como actúa y funciona el mercado laboral en diferentes cuestiones y, además, soy una persona que constantemente le gusta aprender cosas nuevas y fruto de ello he desarrollado muchas aficiones ya que me encantan los deportes, la tecnología, los idiomas, la actualidad informativa, leer, la política, conocer nuevos lugares, las series y películas, escuchar música o jugar a videojuegos, entre otras.

Fruto de todo eso que me han proporcionado las experiencias, aficiones y conocimientos que he ido desarrollando a lo largo de mi vida hasta la actualidad y, después de valorar distintas alternativas, definitivamente decidí estudiar el Grado Superior en Administración y Finanzas para culminar mis objetivos.

Y, por supuesto, entre las alternativas que valoré como centros para formarme todos eran públicos ya que como dije anteriormente creo firmemente en la educación pública. Sumado a ello que la formación Dual que es justamente lo que más busco ha adquirido una buena madurez a lo largo de estos y, debido a las buenas opiniones que a las que hacían referencia, decidí estudiar en el IES Cartuja de Granada.

Acabo de empezar esta aventura cuyo camino espero disfrutar al máximo aprendiendo todos los conocimientos y experiencias prácticas que el sector demanda y poder encontrar una empresa que verdaderamente me de la oportunidad real de obtener a través de mi desempeño lo que muchos no hicieron, como es mi tan ansiada ESTABILIDAD LABORAL.

Espero que todo esto os haya servido para conocerme un poco más.

Os espero por el blog.

Un cordial saludo a todos/as.